martes, 18 de enero de 2011

Hazañas Bélicas. Cómic año 1958.

Bueno, quien no se acuerda de aquellos cómics de "Hazañas Bélicas" seguro que antes o después habéis encontrado alguno de estos cómics rondando por casa, pero para los que no los conozcan Hazañas Bélicas es básicamente una serie dedicada a la II Guerra Mundial.



Portada

Su creador:

Guillermo Sánchez Boix (1.917 - 1.964).
Dibujante y guionista barcelonés, firmaba como Boixcar sus popularísimos cuadernos.
Empezó su carrera en los años 40 con el Caballero Negro (1.945), El Puma (1.946) y La vuelta al mundo de dos muchachos (1.948).



Contraportada

Fué catapultado hacia la fama por la colección Hazañas Bélicas (1ª serie 1.948 / 2ª serie 1.950 - Ediciones Toray) , que recordaba los recientes acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial.
Boixcar realizaba cualquier tipo de dibujo, como lo demostró publicando temas tan dispersos como los de sus colecciones Mundo Futuro o Flecha Negra. Falleció a los 43 años dejando un sinfín de admiradores de su arte que se ha extendido hasta los jóvenes de nuestros días.




Página interior


domingo, 16 de enero de 2011

Escritura con pacto de Retrovendendo. Año 1908. Cazorla.

Contrato de retrovendendo o retroventa:
Contrato de compraventa en el que se ha incluido un pacto de retro, también llamado retracto convencional, en virtud del cual el vendedor se reserva el derecho de recuperar la cosa vendida previa restitución del precio, si se cumplen las estipulaciones convenidas, generalmente el transcurso de un plazo. En realidad, se trata de un contrato sometido a una condición resolutoria, puesto que, si el comprador recupera el precio y el vendedor la cosa vendida, no ha habido traslación de la propiedad, es como si el contrato nunca hubiese existido. En cualquier caso, y como medida de protección frente a terceros, el pacto de retro debe constar inscrito en el Registro de la Propiedad.


Portada




Primera página


Revista "La Moda Práctica", año 1931.


Portada


Contraportada


Página interior


Página interior


viernes, 7 de enero de 2011

miércoles, 5 de enero de 2011

Cartilla de racionamiento año 1952.

Como siempre y rebuscando entre cajones, he encontrado una cartilla de racionamiento que mis abuelos guardaron en su día.

El Racionamiento:

Fue una normativa decretada a nivel estatal y que estuvo vigente en las décadas de los años cuarenta hasta mediados de los cincuenta en toda España como consecuencia de la posguerra Civil Española y la II Guerra Mundial con una enorme repercusión social por afectar a la totalidad de la población.



Anverso

Funcionaba la distribución de alimentos mediante la asignación de una cartilla personal llamada "Cartilla de Racionamiento", que mediante cupones y previo pago de los mismos se asignaba a cada ciudadano, alimentos de primera necesidad. El suministro lo designaba la Comisaría General de Abastos que cada semana anunciaban públicamente el porcentaje, la cantidad y precio de los alimentos que se adjudicaban.




Reverso
 


Cada ciudadano tenía asignado el proveedor o tienda de comestibles que podía utilizar. Era imposible adquirir de una forma legal cualquier alimento que no estuviera controlado por el Racionamiento, salvo que se acudiera al mercado negro que se llamaba "estraperlo", con precios por muy encima de lo establecido por la Comisaría de Abastecimientos.

Las personas que se salían de la normativa legal tenían altos riegos de ser condenados con penas de cárcel.



Cupones de pan




Como muestra del estricto control que se ejercía sobre los alimentos, se apuntan algunas de las normativas en el control y adjudicación de las viandas mediante la validez las "Cartillas de Racionamiento".

Primero.- Estar selladas las Cartillas por la Delegación Provincial de Abastos.

Segundo.- Que figurasen reseñadas con la serie y número en el registro de Cupones de la Tarjeta de Abastecimientos, diligencia que se efectuaba en la entrega.

Tercero.- Tener reseñada la parte interior de la cubierta los datos que constan en la misma, relativos al propietario de la Colección de Cupones, datos que rellenaba el interesado, siendo firmada por éste. Las correspondientes a infantiles eran firmadas por el padre o encargado del mismo.

Cuarto.- Era requisito indispensable que la inscripción la efectuaran los interesados en el mismo establecimiento proveedor (ultramarinos y panaderías) en que habitualmente recibían el suministro, seguidamente se retiraban la nueva Colección de Cupones o "Cartilla de Racionamiento".



Cupones de aceite y arroz
 
Se presenta una tabla para hacer idea de los alimentos que se suministraba a cada persona por semana, que podía cambiar según las necesidades, cantidad y alimentos circulantes en cada momento según criterio de Comisaría de Abastecimientos.

Un cuarto de litro de aceite.

Cien gramos de azúcar terciada.

Cien gramos de garbanzos.

Doscientos gramos de jabón.

Un kilo de patatas.

Un bollito diario de pan de cien gramos.




Anverso cartilla infantil
 













martes, 4 de enero de 2011

Ejemplar de tebeo "JAIMITO" año 1967.

Durante finales de los cincuenta y principio de los sesenta, los tebeos representaron el medio de lectura por excelencia para los niños. Había varios tipos de tebeos. Por un lado los específicos de chicos, fundamentalmente de aventuras: El Guerrero del Antifaz, Roberto Alcázar y Pedrín, Hazañas Bélicas, El Capitán Trueno, El Jabato, y luego estaban los de humor, como Pulgarcito, TBO, DDT, Tío Vivo, Jaimito, etc.



Anverso


Los tebeos eran parte de la vida diaria de cualquier niño en aquella época. Su precio era asequible, sin embargo todavía los hacía más asequible la posibilidad de poderlos alquilar o de cambiarlos pagando una pequeña cantidad (entonces céntimos de peseta).





Reverso